jueves, 9 de mayo de 2013

Sony y su servicio técnico de "excelencia"

Muchas cosas malas podemos decir sobre Apple y sus iPhone, pero lo que es indiscutible es que, si tienes un problema, el servicio técnico es excelente, te dejan un iPhone provisional y te devuelven el tuyo impoluto (aclaro que nunca he tenido un iPhone).

Por desgracia, el resto de fabricantes están a años luz de ofrecer un servicio de estas características, y más concretamente Sony.

Anteriormente ya había tenido que llevar varios terminales al SAT para su reparación (dos nokias y un htc) y, olvidando la tardanza en devolvértelos, los devolvieron correctamente. Paso a relatar ahora mi experiencia con Sony.


Se trata de un Sony Xperia Arc S. Se me estropea y lo llevo a una tienda de Valencia (Tecnitel Iberia S.L.). El hecho de elegir este sitio simplemente es porque de los cuatro en Valencia que me dice Sony, éste es el único que tiene una web medio decente donde poder ver información sobre la empresa. En la web indica que tienen 20 años de experiencia reparando móviles y que son el SAT oficial de Sony y Samsung.

Al dejarlo allí me informan que si el problema es de difícil solución lo tendrán que mandar al "servicio avanzado" que está en Madrid. Esto se traduce en: "Aquí solo desmontamos y cambiamos piezas superficiales. Como sea un problema de placa o componente interno no lo podemos/sabemos arreglar". Estaba claro, el móvil tenía que hacer un viajecito a Madrid.

Después de esperar mis tres semanitas sin terminal, me llaman y me confirman que ya está el problema resuelto. Me acerco al establecimiento y nada más sacarme el teléfono, antes de dármelo, me enseñan la hoja con lo que le han hecho y el sitio donde tengo que firmar. Yo, que soy un confiado empedernido, firmo sin pensar. Me dan el móvil y salgo del establecimiento. Una vez fuera, lo enciendo, lo miro bien y veo que un lateral está totalmente rayado y el botón de home no funciona. Entro, se lo digo al mismo chico que me ha sacado el teléfono, pone cara de extrañado y se lo entra. A los 5 minutos sale con el móvil y me dice que la botonera estaba completamente rota y por eso no iba el home y que va a reabrir la incidencia con Sony para que me solucionen el móvil. Yo pregunto si me van a dar algún comprobante y me dicen que es simplemente reabrir la incidencia anterior, que con lo que tengo me vale.

Pasan los días y no tengo noticias de ellos, así que les llamo y me dicen que Sony les ha dicho que el teléfono les llegó ya así y que no se hacen cargo. Ya me lo huelo pero de todas formas se lo pregunto: "Y si ellos no se hacen cargo, ¿quién me arregla el teléfono?"... después de unos 10 segundos sin contestar me dicen que se puede mandar "a ver" si me lo arreglan o no.
Vuelvo a preguntar: - "¿Y si dicen que no se hacen cargo qué? ¿Me lo arregláis vosotros?"
Contestación: - "Nosotros no podemos porque no hemos sido"

Es decir, que no se hace cargo nadie. Llamo directamente a atención al cliente de Sony y me dicen que si ya he firmado el papel como que me llevé el teléfono de la tienda, no se puede hacer nada.

Resumiendo, me toca quedarme con el teléfono rayado por no fijarme antes de firmar la hoja de recepción del terminal de que estaba en mal estado. Por eso lo primero que te enseñan es la hoja y te indican dónde tienes que firmar.

En fin, no sólo Sony lanza buques insignia y a los 3 o 4 meses te sacan otro, no sólo Sony no actualiza sus teléfonos y los que lanza lo hace con versiones de Android desfasadas, sino que, además, su servicio técnico y atención al cliente es penosa. Antes decías Sony y lo que te venía a la cabeza es calidad y seriedad. Hoy en día dices Sony y se te viene a la cabeza servicio y calidad del montón a precio de oro.

Señores de Sony, la fama cuesta años ganarla pero se pierde en segundos.


lunes, 19 de noviembre de 2012

¡SEAGATE NUNCA MÁS!


Desde que empecé a montarme yo mismo mis ordenadores siempre me había decantado por Seagate en la elección del disco duro. Siempre fue así hasta que salieron los "caviar black" de Western Digital, que ahora es mi primera elección en cuanto a disco mecánico se refiere.

Esto no quita a que nunca haya tenido ningún problema con los discos Seagate... hasta ahora. Y es que, como la suerte me acompaña siempre en cuanto a productos con defectos de fábrica, un disco dejó de funcionar de repente. Así por las buenas, no lo reconoce ni el sistema operativo ni la BIOS, y resulta que toda esta tirada de discos con este firmware tienen un defecto de fábrica (en dicho firmware), que hace que el disco entre en estado BSY (ocupado), y no se pueda trabajar con él.

En cuanto me di cuenta de que ese es el disco en el cual hay almacenadas fotos de hace 10 años, videos de familia y documentos importantes, me entró la preocupación máxima.

Después de buscar mucha información por internet me pongo en contacto con dos empresas: la propia Seagate y una empresa de recuperación de datos. Con Seagate tuve que rellenar un formulario en su página web indicando el problema del disco, número de serie, número de firmware, etc., cosa que veo muy lógica y al especificar el problema la posible solución puede llegar antes. En la web de la empresa de recuperación de datos fue algo similar, pero mucho menos extenso. Al día siguiente me llama un comercial de la empresa de recuperación dándome información de posibles causas, precios y demás: empazábamos a hablar a partir de 150 €. De Seagate no obtuve respuesta en semana y media.

Al final me decido a intentar solucionarlo yo mismo y es que, gracias a internet y a gente espectacular, encontré varios tutoriales explicando paso a paso cómo se soluciona el problema del famoso "Seagate BSY error". La solución no es sencilla; hay que comprar un cable específico, modificarlo, conectarlo al disco duro y a un ordenador, y seguir una serie de pasos que, si no se hacen bien, fácilmente te quedas con un pisapapeles bien caro. También hay que comprar un destornillador de precisión torx del número 6. En total me he gastado 12 €.

Hoy me he puesto manos a la obra y, después de hora y media de modificar el cable e ir paso a paso con mucho cuidado, se ha conseguido solucionar el problema. El disco duro vuelve a funcionar con normalidad y ya he realizado como unas mil copias de seguridad en distintos dispositivos y he actualizado el firmware del dichoso disco.

Con la sensación del trabajo bien hecho y la satisfacción de saber que no he perdido las fotos de 10 años y los documentos, me siento delante del pc para bloggear, mirar el correo, etc. con la casualidad de que veo un correo en la bandeja de entrada de Seagate. He de confesar en que he dudado en si leerlo o eliminarlo directamente, porque me parece que contestar después de casi dos semanas es intolerable. Al final hago caso a mi lado más masoquista y lo abro.

Me informan que recuperar los datos tiene un coste y que ese coste depende del daño que presente el disco. Ya empezamos mal porque, después de rellenar el formulario concienzudamente, ya deberían saber que el problema es por el fallo de fábrica del firmware. Bueno, seguimos leyendo: El coste de la operación más sencilla para la recuperación es de 500 € y si no acepto el presupuesto me realizan un cargo de 40 €. Aquí ya empiezo a flipar en colores. Cierto es que el disco no está en garantía, cierto es que deben cobrar por la tarea de recuperación de datos, pero cobrar esas animaladas y, encima, por solucionar algo que es fallo suyo, me parece una barbaridad. A mi me ha costado hora y media solucionarlo, al hacerlo de forma casera; a ellos con todas las herramientas necesarias seguro que no les lleva más de 10 minutos.

En fin, con este correo me demuestran que no tienen muchas ganas de ganar en clientela. Lo que tengo claro es lo siguiente: ¡¡SEAGATE NUNCA MÁS!!

Por si alguien lee esto y le ha pasado lo mismo, pongo los enlaces que he seguido para restaurar el funcionamiento del disco: